Un poco de aire fresco

Un poco de aire fresco:

No queda nada para el verano 2020, y con el confinamiento y las temperaturas que hemos estado viviendo, vamos a hacer un pequeño ejercicio de ​mindfulness​ e imaginarnos un paisaje más fresco y, sobre todo, menos agobiante. Si a ese ejercicio le sumamos unos cuantos términos en alemán, el efecto está asegurado. ​Das Wetter ist so kalt!

En esta ocasión hemos decidido desde Prymates que nos volvíamos a poner las mantas y los abrigos, que pisábamos la nieve y que nos cambiábamos de mes a épocas más frías y menos estresantes… En esta ocasión aprenderemos unas pocas palabras en alemán hilándolo a la vez con el ejercicio de imaginación invernal. ¿Preparadx?

Guten Morgen!​ ¡Ha sonado la alarma recordándonos de que hay muchas cosas que hacer hoy! Por la mañana podemos empezar con un ​Kaffee​ o, para los más pequeños, un Schokolade​, cuanto más calentito mejor… Una especialidad de los teutones es añadir helado a la copa de chocolate para disfrutar de un ​Eisschokolade​ y poder disfrutar del helado en cualquier época del año.

Antes de salir a la calle, es crucial ponerse las botas (die ​Stiefel​), la chaqueta (die J​ acke​), los guantes (die ​Handschuhe​) y la bufanda (der ​Schal​). ¿Muchas capas? Es porque aunque nieve (der ​Schnee​), querremos seguro crear un ​Schneeman​, con su zanahoria (die Karotte​) en la nariz y su gorrito (die ​Mütze​) en la cabeza.

También es posible que una tormenta (der ​Sturm​) caiga sobre nosotros, con sus rayos (der Blitz​) y sus respectivos truenos (der ​Donner​). En ese caso tendremos a mano nuestro chubasquero (die ​Regenjacke​) y nuestro paraguas (der ​Regenschirm​) para protegernos del aguacero (der ​Regenfall​). Así de parapetados ya puede caer un vendaval (das Gewitter​), que podremos mantenernos ​sehr warm​.¡Y con esto concluye nuestro ejercicio!

No creo que haya sido tan útil como poner el aire acondicionado o encender el ventilador, pero lo que sí es seguro es que ya sabremos qué decir la próxima vez que estés en Berlín, o Múnich, o Frankfurt, o cualquier ciudad de Alemania, y estalle una guerra de bolas de nieve.

¡Hasta la próxima!